miércoles, 10 de febrero de 2016

NUESTRA EXPERIENCIA CON LAS ALTAS CAPACIDADES

Tengo dos hijos, los dos evaluados y catalogados como niños con altas capacidades. Hay quien dice que ahora se sobre-diagnostican las altas capacidades, que los métodos de evaluación no son acertados y los baremos bajos. Yo no soy una experta en este tema, sólo he leído algún que otro artículo y un libro, he acudido a unas charlas y he hablado con la orientadora del colegio que fue quien los evaluó y con otra madre que tiene también un niño con altas capacidades. Lo único que sé es que mis hijos son bastante listos y que por lo que parece las autoridades educativas están empezando a tomarse más en serio este tema, tanto a la hora de detectar los posibles casos, como en cuanto a llevar a cabo iniciativas para que el potencial de estos niños sea aprovechado y solucionar los posibles problemas de adaptación de los mismos al entorno escolar, tanto desde el punto de vista académico como social. Quizá por ello ahora se están diagnosticando más casos, porque en los colegios están más atentos a los posibles “síntomas” y se toman la molestia de estudiar a más chicos “por si las moscas” y terminan finalmente por “descubrirlos”.


Dignos rivales contra su abuelo en el Ajedrez.

Mis hijos tienen un coeficiente de inteligencia grande y están perfectamente adaptados al entorno. Su “alta capacidad” no les está suponiendo ningún inconveniente grave, ni en su escolarización, ni en su relación con otros niños, como le suele ocurrir con bastante frecuencia a niños de estas características. En nuestro caso, gracias a dios, la alta capacidad no ha venido asociada ni a fracaso escolar ni a problemas en su interacción con otras personas. Tienen gustos y aficiones compartidas con sus compañeros y son considerados uno más, independientemente de sus capacidades cognitivas.

No sé si simplemente hemos tenido suerte, si son un caso excepcional, o si en algo ha influido la manera de educarles en casa. Ellos, sobre todo el mayor, tienden al video juego y a la lectura, actividades solitarias y sedentarias. Yo se las permito pero las combino con salidas al parque y juegos con otros niños, porque considero fundamental que se socialicen. No les dejo ser presa de la pereza y dejarse llevar por lo fácil, les animo a practicar deporte, a que se muevan, a que cultiven el cuerpo además de la mente, pues dicen además que el ejercicio físico es vital para el desarrollo y mantenimiento de un cerebro sano y activo.

La verdad es que en el colegio no están haciendo nada particular con mis hijos. No hay casi adaptación. Quizá se aburren en clase, pero no es algo insoportable y aprovechan el tiempo que les sobra para hacer los deberes rápido y así no traer tarea a casa y poder disfrutar libremente de las tardes. Está claro que el “método educativo tradicional” no está pensado ni preparado para atender la diversidad, ningún tipo de diversidad, y menos aún si como ocurre en nuestro colegio faltan recursos, fundamentalmente personal. Pero como digo, mis niños no muestran signos de estar a disgusto, van bastante contentos y tranquilos al cole y yo confío en estar dándoles por las tardes aquello que puedan echar en falta en su formación por las mañanas. 

Os dejo un vídeo antiguo de cuando Jesús tenía dos años. Ya apuntaba maneras en esto de la informática y un talento precoz en el manejo del ratón, aunque a veces se le resistía un poco...
video


¿Tienes hijos con altas capacidades? ¿Qué tal tu experiencia?




7 comentarios:

  1. Describes perfectamente la situación que tenemos en casa con el mayor...La peque aún es demasiado pequeña para saber si es de altas capacidades o no. En nuestro caso, tampoco hay grandes problemas ni de adaptación con sus compañeros ni de fracaso escolar; de hecho, nos plantearon adelantarlo de curso y nos negamos en redondo...¿para qué separarlo de su grupo de amigos? Es verdad que se aburre en clase pero como sale un día a la semana a hacer actividades complementarias, va compensando ese aburrimiento. A él sí le han hecho una especie de adaptación más con buena intención que con resultados en sí pero, viendo como está el tema en otros coles y con otros niños, nos damos por satisfechos.
    A mi hijo le pasa como al tuyo, le pirran los videojuegos y la lectura pero hace actividades extraescolares y va al conservatorio y a una banda de música donde se relaciona bien con sus compañeros...vamos que tiene las tardes completicas con las actividades que le gustan para compensar un poco las mañanas jejeje.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si, es una pena que las clases no sean más interesantes y entretenidas. No solo para los niños con AC si no para todos. Además pasan muchas horas allí y puede hacérsele eterno. La verdad es que tenemos suerte porque nuestros hijos no lo llevan mal. A ver si las autoridades educativas se ponen las pilas y mejoran el sistema en todos los aspectos. Un saludo.

      Eliminar
  2. Muy interesante tu artículo, creo que debería protegerse más y valorarse el seguimiento más personalizado de estos estudiantes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón. Hay que cambiar la filosofía de trabajo de los docentes y es difícil hacerlo. Espero que cambien las cosas algún día. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me gusta tu post es muy interesante un saludo, feliz fin de semana!

    ResponderEliminar
  4. Hola, con que edad empezaste a sospechar de ac?
    mi nene tiene 4 y este año empezó infantil, va al un cole tradicional, y me dice que se aburre. Fue muy precoz en el habla y en todo. Ya sabe escribir, por su propio interés. Y también fue y es de alta demanda.
    me preocupa el tema del cole, que lo perjudique en su desarrollo.
    Leo bastante de montessori, pero por acá no hay coles de ese estilo.
    No se que hacer para ayudarlo, me dice que no quiere ir al colegio, no se si acudir a un psicólogo no conductaista, para que me oriente.
    Que opinas?

    ResponderEliminar