miércoles, 11 de agosto de 2010

NIÑO EN LA TETA, CHUPA-CHUPS EN LA BOCA


No es la primera vez que me pasa - y supongo que tampoco será la última - que me encuentro sin saber como ni cuando, con un chupa-chups en la boca y a Jesús en mis brazos mamando. Evidentemente el chupa-chups no es mío si no de él, quién en un determinado momento decide que prefiere mi tetita y la leche que de ella brota frente a su chuchería. Y para que negarlo, es algo que me halaga.
Él nunca ha querido usar chupete aunque yo se lo ofrecí en muchas ocasiones. Supongo que pensaría: “para que quiero yo esto, si tengo el pezón calentito y amoroso de mamá”. Pero hubo una temporada que se dedicó a jugar con él. Recuerdo una noche que estaba con él en la boca, yo le enseñé el pecho porque era hora de dormir y él se sacó el chupete de la boca, lo lanzó por los aires y se abalanzó sobre mí. Su reacción me encantó y la recuerdo con una sonrisa en los labios.
Estas son algunas de las muchas anécdotas que estoy viviendo con la lactancia. Detalles llenos de ternura que me hacen sentir bien y que me demuestran que dar el pecho es mucho más que alimentación, es sobre todo cariño y cercanía.
Por cierto, que estoy comiendo ahora más chupa-chups que en toda mi vida ; )

2 comentarios:

  1. Qué bonito... Un año llevamos de lactancia y cuántos momentos chulos como el que describes!!! Al principio fue durillo porque el cansancio y la falta de sueño me dejaban KO y no podía disfrutar,

    Pero desde los 9 meses qué alegría y que felicidad. Es algo incomparable... Me encanta la cara de relax que pone o cómo se lanza a por su teta cuando quiere más.
    Desde luego que es alimento y salud, y también es alegría, es cariño, es un momento de unión... Es felicidad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo echo infinitamente de menos! Que hasta quiero un tercero sólo por dar teta, jajaaja ;)

      Eliminar