Noticias relacionadas

Loading...

miércoles, 11 de agosto de 2010

NIÑO EN LA TETA, CHUPA-CHUPS EN LA BOCA


No es la primera vez que me pasa - y supongo que tampoco será la última - que me encuentro sin saber como ni cuando, con un chupa-chups en la boca y a Jesús en mis brazos mamando. Evidentemente el chupa-chups no es mío si no de él, quién en un determinado momento decide que prefiere mi tetita y la leche que de ella brota frente a su chuchería. Y para que negarlo, es algo que me halaga.
Él nunca ha querido usar chupete aunque yo se lo ofrecí en muchas ocasiones. Supongo que pensaría: “para que quiero yo esto, si tengo el pezón calentito y amoroso de mamá”. Pero hubo una temporada que se dedicó a jugar con él. Recuerdo una noche que estaba con él en la boca, yo le enseñé el pecho porque era hora de dormir y él se sacó el chupete de la boca, lo lanzó por los aires y se abalanzó sobre mí. Su reacción me encantó y la recuerdo con una sonrisa en los labios.
Estas son algunas de las muchas anécdotas que estoy viviendo con la lactancia. Detalles llenos de ternura que me hacen sentir bien y que me demuestran que dar el pecho es mucho más que alimentación, es sobre todo cariño y cercanía.
Por cierto, que estoy comiendo ahora más chupa-chups que en toda mi vida ; )

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada